INTERTEXTUALIDAD, IRONÍA, PARODIA Y SÁTIRA:
ELEMENTOS CONSTITUTIVOS Y SUBVERSIVOS
EN LOS ANTI-POEMAS DE NICANOR PARRA

ALBEIRO ARIAS- MAESTRÍA EN LITERATURA U.T.P. /U.T.

"…el gran poeta realmente revolucionario que existe en la poesía latinoamericana"
(Eduardo Milán, Poética, Nº 6, 1986)

***
Resumen:

El propósito de este artículo es analizar de qué manera la intertextualidad, la ironía, la parodia y la sátira se constituyen en elementos fundamentales en la antipoesía de Nicanor Parra para erigirse como una poética subversiva que va en contra de los meta relatos literarios y sociales como son: la iglesia, el estado y la sociedad.

Palabras clave: anti poesía, ironía, sátira, parodia, intertextualidad, Nicanor Parra.

***

EL CONCEPTO de antipoesía se entiende como un “proyecto de una sistémica recuperación del habla empírica. Para ser una forma lucida de la vida cotidiana, la poesía debía recuperar el habla que la enuncia. (…) a la vez que actualiza la tradición, tan clásica como popular, de la temporalidad de lo oral y la inmediatez del nombre. (…) una practica de reapropiaciones y deconstrucciones…” (Ortega, 9). Centra su presencia en aspectos populares y locales. La anti poesía se presenta como un desencanto por los recursos liricos en los que la poesía había sostenido su autonomía, de tal manera, que esta no sólo se va a preocupar por la escritura sino en comunicar de una manera más directa como la prosa, con una expresión franca y relajada, sin necesidad de lenguajes privativos o desmedidamente metafóricos. Además, no debía ser escapista sino asumir un posicionamiento crítico de la realidad. Son -¿anti?- poemas que hablan y se expresan dentro de la cotidianidad, una poesía transparente que se aleja de la casta intelectual burguesa y se acerca al pueblo; su impureza denigra del ritmo y las imágenes herméticas; el sentimiento, la emoción, la música y la metáfora son subordinadas a favor del contenido, a la presentación de realidades. De alguna manera es una negación o subversión hacia los géneros, de ahí su carácter hibrido o parodia genérica. Según Vásquez-Roca en Antipoesía y Deconstrucción “El antipoema viene a ser, así, una compleja estrategia formal que en su híbrida articulación no busca validarse por su filiación a linajes literarios particulares (o definidos) sino que más bien se articula como práctica estética retóricamente deconstructiva, su des-articulación discursiva, claramente postmoderna, que admite en su seno la irreverencia de la contradicción, aparece pues como un ejercicio (operación) de disyunciones frente a las voces al uso”. Estos textos son austeros y de bajo mimetismo, hechos de localismos, vulgarismos, chistes, juegos de palabras, arte pop, publicidad, panfleto, slogan y canciones populares. Una poesía que “(…) iba a reducir la expresión poética a aquellos elementos que ya no nos parecen metafóricos o figurativos, porque forman parte de los usos de la prosa. La invención de símiles y metáforas se consideraba un lujo, un acto de indulgencia con uno mismo, si la poesía se las podía arreglar sin esos pegotes lingüísticos personales”. (Hamburguer, 234). Es decir, los antipoemas atacan los cánones, mandatos y preceptos de la poética tradicional, e inclusive las formas modernas.

Uno de los primeros en utilizar el término antipoesía fue el poeta chileno Nicanor Parra (n. 1914) cuando publicó su libro de Poemas y antipoemas (1954). Desde entonces su antipoesía (que incluye antipoemas, artefactos, chistes, prédicas, ecopoemas…) ha sido tenida en cuenta en casi todas las antologías de poesía latinoamericana y su obra reeditada varias veces. ¿A qué se debe su éxito? ¿Qué hace que una poesía tan lacónica trascienda? La respuesta parece sustentarse en la manera en que utiliza la intertextualidad, la ironía, la parodia, el humor y la sátira en su obra.

La ironía es una figura retorica también llamada antífrasis, en la que las palabras transmiten un significado diferente del literal, tiene un humor entre adusto y sarcástico. Por medio de la ironía se busca decir todo lo contrario de lo que se dice, de ahí que la ironía está en el límite entre la verdad y la mentira, entre lo verdadero y lo falso, entre lo cómico y lo serio. Esta figura desestabiliza el funcionamiento de la lengua, ya que afirma y niega a la vez. En el mismo discurso hay un discurso yuxtapuesto que implica que quien emite el mensaje asume un distanciamiento crítico frente al tema tratado, o la realidad que lo circunda. La ironía está próxima a la sátira por la agudeza en los comentarios, las alusiones o aseveraciones que hace para mostrar la locura, las debilidades, la injusticia, conductas reprobables y la necedad humana. La ironía acude a lo paródico, entendiendo que la parodia es un contradiscurso, o discurso paralelo, generalmente asociado a lo cómico debido a la ridiculización que hace del objeto parodiado. También es una manera de tratar un asunto “serio” o un discurso oficial y reescribirlo con un estilo popular, en donde se introducen detalles más familiares y coloquiales, el cambio de léxico, desplazamientos metafóricos o metonímicos; practicar, en suma, la técnica de la imitación, la intertextualidad, la falsificación de textos ajenos, la combinación de técnicas, el anacronismo, la burla, el absurdo, la incoherencia, etc. El uso de la ironía, la sátira y la parodia generan casi siempre la risa, el humor. De esta manera se trata de afrontar la discrepancia entre lo ideal y lo real de la existencia, así como responder de forma positiva a la vida y a las personas, y disculpar las cotidianas deficiencias en los demás como en uno mismo.

La ironía de Nicanor Parra se manifiesta de manera textual y extratextual, hecho que permite que el receptor participe del proceso de creación y exploración, renovando la relación texto-lector, debido a que este último, es quien a fin de cuentas construye el anti poema, por ende deja de ser un sujeto pasivo y pasa a ser un sujeto activo y participe del hecho poético.

Test

Qué es un antipoeta:
Un comerciante en urnas y ataúdes?
Un sacerdote que no cree en nada?
Un general qué duda de sí mismo?
………………………………….
Subraye la frase que considere correcta

Qué es la antipoesía:
Un temporal en una taza de té?
Una mancha de nieve en la roca?
Un azafate lleno de excrementos?
…………………………………..
Marque con una cruz
la definición que considere correcta. (Parra: 1995, 139-140)

Desde el nombre de su segundo libro: Poemas y Antipoemas (1954) ya se está erigiendo como contratexto, contradiscurso, como parodia de otros movimientos a los cuales está atacando. El texto se divide paradójicamente en tres partes y no en dos como lo sugiere el titulo, aunque este hecho se debió a una imposición editorial, ya que el libro se publicó gracias a un concurso que ganó Parra, donde había enviado tres libros y los tres ganaron. Parra publicó en 1969 una “antología” de su obra con el título de Obra Gruesa , este titulo tenía varias funciones, por un lado significaba obra completa pero por otro lado quería decir que iba al público en general, es una manera de parodiar a Eduardo Anguita y Volodia Teitelboim quienes bajo la influencia de las vanguardias publicaron la Antología de la poesía chilena nueva, en 1935. Compilación apartada del público grueso y dirigida a una elite intelectual minoritaria, a tal punto que desconocieron a la misma Gabriela Mistral. Parra acerca el poema al gran publico pero tampoco se lo entrega masticado. Él era un conocedor de la tradición, de las formas, de las vanguardias y de la cultura en general, un hombre comprometido con la sociedad y consigo mismo. Sus antipoemas aunque están hechos para el grueso público y en apariencia son fáciles de entender, están cargados de intertextualidades, que hace que quien maneje el discurso logre una mayor aprehensión de ellos. Dicho de otra manera, a pesar de su escritura fresca y distendida, se ocultan sentidos densos que requieren en algunos casos profundas interpretaciones, muy a pesar de lo que el mismo Parra sugiere en “Advertencia” perteneciente a Versos de Salón, de 1962. /Yo no permito que nadie me diga/ que no comprende los antipoemas/ todos deben reír a carcajadas. /Para eso me rompo la cabeza/ para llegar al alma del lector /.

Según la semióloga Julia Kristeva los textos tienen un carácter permutable, es decir, que en el espacio de un texto se cruzan y se neutralizan múltiples enunciados, tomados de otros textos” (Kristeva: 1972, 93) produciéndose así lo que se ha dado en denominar intertextualidad, concepto cuyo contenido es similar al del crítico ruso Mijail Bajtin sobre el dialogismo, que implica un recurso doble: el lenguaje y otra lógica. El discurso dice lo que dice y dice otra cosa, es el discurso carnavalesco, el diálogo y la ambivalencia. “resulta ser así la única actividad que permite al escritor entrar en la historia profesando una moral ambivalente, la de la negación como afirmación” (Kristeva: 1991, 200). Por eso, dos textos se contradicen y se relativizan.

La intertextualidad va a ser un recurso fundamental en la creación poética de Parra, porque es a partir de los textos retomados y parodiados que la antipoesía hunde sus garras para desacralizar, recusar, reescribir, y generar un contra discurso o discurso contestatario.

Un rasgo principal de la antipoesía es el diálogo textual que establece con otros discursos literarios o extra literarios. Es bien sabido que la religión católica es predominante en Latinoamérica debido a la herencia cultural española producida por la conquista y posterior coloniaje. La oración más conocida y una de las centrales de la fe católica es “El padre nuestro”. Nicanor Parra escribe su propio “Padre Nuestro”.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo
lleno de toda clase de problemas
con el ceño fruncido
como si fueras un hombre vulgar y corriente
no pienses más en nosotros.

Comprendemos que sufres
porque no puedes arreglar las cosas.
Sabemos que el demonio no te deja tranquilo
desconstruyendo lo que tú construyes.

Él se ríe de ti
pero nosotros lloramos contigo:
no te preocupes de sus risas diabólicas.

Padre nuestro que estás donde estás
rodeado de ángeles desleales
sinceramente: no sufras más por nosotros
tienes que darte cuenta
de que los dioses no son infalibles
y que nosotros perdonamos todo. (Parra: 1995, 136)

Parra hace un uso intertextual del “Padre Nuestro” para subvertir el modelo de la oración y sus significados, generando un nuevo texto para desarticular algunos presupuestos del cristianismo. El “Padre Nuestro” entiéndase Dios, es increpado por sus “fieles” que sienten que la comunicación vertical ya se perdió y ahora asumen una comunicación más horizontal. De tú a tú. Iván Carrasco hace un detallado inventario de esta inversión del "Padre Nuestro": el destinatario no es Dios, sino un ser humano común y corriente; se anula la oposición creador/creatura, y la oposición cielo/tierra; en vez de ser un acto de fe, el poema muestra una ausencia de fe; no hay ninguna súplica; en vez del reconocimiento de la condición pecadora del orante, hay un desconocimiento de tal condición; en vez de veneración seria y respetuosa, hay burla, jocosidad e irrisión; desaparece la esperanza, en la tierra y en el más allá; desaparece la oposición pecado/santidad (Carrasco, 176-178). El orador es irrespetuoso con Dios al compararlo con un mortal “como si fueras un hombre vulgar y corriente” y le pide que “no pienses más en nosotros” como si la culpa de los males humanos radicara precisamente en el hecho de que Dios piense en nosotros, además trata de darle moral para no hacerlo sentir mal por su ineptitud, echándole la culpa al demonio: “Él se ríe de ti” (nosotros también) “pero nosotros lloramos contigo” o ¿lloramos por tu culpa?. Y finaliza diciéndole de una manera bastante irónica: “sinceramente: no sufras más por nosotros/tienes que darte cuenta/de que los dioses no son infalibles/y que nosotros perdonamos todo. En el “Padre Nuestro” de la iglesia católica se le pide perdón a Dios por nuestros pecados “perdona nuestras ofensas como nosotros también perdonamos a los que nos ofenden”. De manera paródica en el texto de Parra es el “nosotros” o el orador, quien que termina perdonando a Dios, tal vez, por todas sus ofensas y torpezas.

Dice María Nieves que “Uno de los rasgos de la antipoesía es el intenso diálogo textual que establece con otros discursos”. El poema "Es olvido" incluido en poemas y antipoemas es imposible no asociarlo con la novela “María” de Jorge Isaacs, que narra el amor idílico entre Efraín y su prima María, amor que se ve truncado cuando él viaja a estudiar a Europa y a ella le da una enfermedad que acaba con su vida.

"Es olvido"

Juro que no recuerdo ni su nombre,
mas moriré llamándola María,
no por simple capricho de poeta:
por su aspecto de plaza de provincia.
-----------------------
Al volver una tarde del liceo
Supe de la su muerte inmerecida,
nueva que me causó tal desengaño
que derramé una lágrima al oírla.
-----------------------
Si he de conceder crédito a lo dicho
por la gente que trajo la noticia
debo creer, sin vacilar un punto,
que murió con mi nombre en las pupilas.
Hecho que me sorprende, porque nunca
fue para mí otra cosa que una amiga.
---------------------------
Mas, a pesar de todo, es necesario
que comprendan que yo no la quería
Sino con ese vago sentimiento
Con que a un pariente enfermo se designa.

----------------------
Sólo sé que pasó por este mundo
Como una paloma fugitiva:
La olvidé sin quererlo, lentamente,
Como todas las cosas de la vida. (Parra: 1995, 28-30)

Según Federico Schopf “La ironización alcanza también -casi con crueldad- a sentimientos tan intocables como el amor secreto hacia el poeta que una muchacha ha confesado en el momento de su muerte temprana (no olvidemos que la amada muerta en plena juventud es un motivo preferido del romanticismo, tanto en la vida como en la literatura, desde Sophie von Kühn y Margarita Gautier hasta la doncella de Bécquer) En "Es olvido", el poeta alterna versos en que se evoca nostálgico y sentidamente la figura de la muchacha y se expresa la impresión dolorosa que le causa su muerte prematura con versos y fragmentos en que se relativiza e incluso destruye cínicamente el encanto sentimental de la evocación. (Schopf: 1984, 13-33).

La elección del nombre no es gratuita. El ideal de mujer en los románticos es la mariana. María de Isaacs es quizá la novela romántica más conocida de Latinoamérica. Y ella muere enferma al igual que sucede en el poema de Parra. El personaje de “Es olvido” muestra que todo el amor de María para él ha sido intrascendental, que ya la olvidó, que más bien le tenía lastima por enferma; ella muere mientras él estaba estudiando en el Liceo y en maría de Isaccs sucede los mismo, ella muere mientras el estudiaba en Europa. Se ve claramente como parodia la novela del colombiano, como cada palabra del personaje esta cargada de ironía, el poema es una burla al estilo romántico precedente.

De igual manera lo hace con otros, como es el caso de Pablo Neruda, quien venia escribiendo sus famosas Odas Elementales. Una de ellas es la “Oda a las palomas”. Las odas eran originalmente poemas para ser cantados con el acompañamiento de un instrumento musical. Su origen data desde Grecia. De tono elevado, estaba destinada a exaltar la vida de un héroe o individuo, a conmemorar un hecho importante o a describir la naturaleza de manera más intelectual que emocional. Las odas de Neruda se caracterizan por cantarle a objetos y temas cotidianos.

Parra rompe con el tratamiento tradicional de formas y contenidos en las odas. Mientras que para la mayoría las palomas son relacionadas con la paz, lo espiritual, la perfección, la santidad y la tranquilidad, Parra ve en ellas a unos seres engañosos, caracterizados por la frialdad, la falta de belleza y la desproporción, llenas de hipocresía, voracidad, beligerancia y oportunismo. Las palomas “(…) « se burlan de todo », hacen teatro, engañan a los hombres” (Schopf: 1971, 3-50). Dice René de Costa que Parra astutamente se las arregla para que su "oda" inicie como las odas de Neruda, empleando el característico truco nerudiano de arranque, en donde el lector se maravilla de algo común y corriente, de algo que por ser tan visto no se ve.

Oda a las palomas

Qué divertidas son
Estas palomas que se burlan de todo,
con sus pequeñas plumas de colores
y sus enormes vientres redondos.
-------------------

Más ridículas son que una escopeta
o que una rosa llena de piojos.
----------------------

Más hipócritas son que el profesor
y que el abad que se cae de gordo. (Parra: 1995, 39)

Nótese que al contrario de la esencia de la oda que es la exaltación, en la oda de Nicanor Parra sucede todo lo contrario, primero no se dirige a nada importante ni trascendental, y en segundo lugar más que exaltar lo que hace es descalificar y desmitificar la falsa imagen que tienen las palomas y mostrar su verdadera esencia través de la hipérbole, como es la fealdad, “enormes vientres redondos”. La hipocresía “al menor descuido se abalanzan/ como bomberos locos/” y la suciedad “Pasan del comedor a la cocina/ Como hojas que dispersa el otoño/Y en el jardín se instalan a comer/moscas, de todo un poco…/”.

Sus ataques y estilo subversivo también se dirigen hacia Gabriela Mistral quien había popularizado sus "Canciones de Cuna", Parra las “eleva” a "Sinfonía de cuna” cuyo destinatario no es un niño sino un ángel revestido de humanidad.

Sinfonía de cuna
-----------------
Él me dio la mano
Yo le tomé el pie:
¡Hay que ver, señores,
cómo un ángel es!
Fatuo como el cisne,
frío como un riel,
gordo como un pavo,
feo como usted.

Susto me dio un poco
pero no arranqué.

Le busqué las plumas,
plumas encontré,
duras como el duro
cascarón de un pez.

-------------
Muerto de la risa
dije good-bye sir,
siga su camino,
que le vaya bien,
que la pise el auto,
que la mate el tren.
Ya se acabó el cuento,
uno, dos y tres (Parra: 1995, 17)

En este texto no sólo se parodia a Gabriela Mistral sino que además se incluyen de manera irónica ciertas imágenes relacionadas con el “modernismo” de Rubén Darío, como son los cisnes y las plumas. Le agrega, modificando algunos artículos, el dicharacho popular "Que le vaya bien, que lo pise un carro y lo mate un tren” . Según René de Costa el poema de Parra, en hexasílabos, presenta el encuentro del hablante con un "ángel vivo" con quien entabla un diálogo. Pero en lugar de remitir a lo divino, como sería de esperar -tanto por el título como por el sujeto-, nos sorprende con lo contrario, con lo humano en su dimensión carnal.

El mismo Freud y el Psicoanálisis serán victimas de su sátira en la que critica el peso de esta teoría en Occidente, ridiculizando a los psicoanalistas que pretendían explicar todos los problemas psicológicos humanos en relación con el sexo.

SIGMUND FREUD
-------------------
/Mao-tse-tung es un símbolo fálico/
------------------------------

Donde nosotros vemos artefactos
vemos, digamos, lámparas o mesas
el psiquiatra ve penes y vaginas
-----------------------------
Los pistones son órganos sexuales
Los cilindros son órganos sexuales
Las tornamesas son órganos sexuales
Las maquiavelas órganos sexuales (Parra: 1996, 100-103)

En su “Manifiesto” el poeta Nicanor Parra revela su carácter humano y se aleja del idealismo de Vicente Huidobro cuando decía en su “Arte Poética” que “El poeta es un pequeño Dios”. Dice Marlene Gottlieb que Parra “le obliga al hombre a verse en toda su ridiculez (...). Nada, ni el mismo poeta, se escapa de este proceso de desmitificación por la ironía…” (…)Parra, el gran desmitificador, no deja "títere con cabeza"(Gottlieb, 85).

Manifiesto

Señores y señoras
Ésta es nuestra última palabra
-nuestra primera y última palabra-.
Los poetas bajaron del Olimpo.

Para nuestros mayores
la poesía fue un objeto de lujo
pero para nosotros
es un artículo de primera necesidad
No podemos vivir sin poesía.

A diferencia de nuestros mayores
-y esto lo digo con todo respeto-
Nosotros sostenemos
que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos,
un albañil que construye su muro:
un constructor de puertas y ventanas. (Parra: 1995, 149-150)
-----------------

El manifiesto de Parra expresa que la poesía ya no es un objeto de lujo sino un artículo que debe cumplir una función real. El poeta no es un alquimista sino alguien que debe trabajar duramente para construir un poema, al igual que lo hace un obrero. El carácter de iluminado, de elegido, de demiurgo, de vaca sagrada, de pequeño dios, es desentronizado, desmitificado. Descalifica las influencias francesas a las cuales califica de modas y también descalifica las vanguardias a las cuales nombra como poesía nasal y gutural, poesía adjetiva, arbitraria, poesía basada en la revolución de la palabra pero sin ideas. Critica a los otros poetas por ser burgueses y alejarse del corazón del pueblo.

Un texto en el que se percibe claramente la intertextualidad, la ironía, el sarcasmo, y la parodia es en su libro Artefactos (1973) donde viene el siguiente anti poema:

Los cuatro grandes poetas de Chile
son tres:
Alonso de Ercilla y Rubén Darío (Parra: 1973, 73)

En el prefacio de Altazor o El viaje en paracaídas (1931) Vicente Huidobro escribe: "Los cuatro puntos cardinales son tres: el sur y el norte."

Como vemos el antipoema de Parra guarda una intertextualidad con el prefacio de Huidobro, y en ambos se presentan contradicciones: se mencionan cuatro elementos pero se aclara que en realidad son tres y finalmente sólo se mencionan dos. El artefacto de Nicanor Parra parodia al prefacio de Altazor y de manera irónica desconoce al mismo Huidobro entre los cuatro, quien era famoso por ser pedante, egocéntrico y considerarse casi que un dios. Como antítesis de este tipo de poeta, Parra se desconoce también a sí mismo entre los cuatro grandes de Chile (Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Pablo de Rokha). Lauro Zabala define la ironía como “(…) la presencia simultánea de perspectivas diferentes (…que) se manifiesta al yuxtaponer una perspectiva explícita, que aparenta describir una situación, y una perspectiva implícita, que muestra el verdadero sentido paradójico, incongruente o fragmentario de la situación observada”. Se presenta un tono satírico si entendemos que la sátira “tiene como finalidad corregir, ridiculizando, algunos vicios e ineptitudes del comportamiento humano”. (Hutcheon, 178). Algunos intelectuales consideraban que Parra debía estar entre los cuatro grandes poetas chilenos; Parra con bastante humor y sarcasmo acaba con la disputa. Este antipoema puede ser leído de diversas maneras según el lector. Quien no conozca los contextos pueden interpretar que sólo hay dos poetas que valen la pena en Chile. Un lector de mayor formación notará inmediatamente que Alonso de Ercilla y Zúñiga y Rubén Darío no son de nacionalidad chilena. Ercilla es un poeta y conquistador español y Rubén Darío es el poeta del “modernismo” y nacido en Nicaragua. Ambos vivieron en Chile y marcaron una gran influencia, el primero escribió La Araucana, poema épico que habla sobre el origen de Chile, y nadie niega la influencia de Darío en la poesía chilena y latinoamericana. Otra posible lectura es que Parra está diciendo que la poesía no tiene nacionalidad. Es lo que podríamos llamar un “texto abierto” (Eco, 249)

La ironía se convierte en parte estructural de los textos, ante las experimentaciones de Mallarmé, los caligramas de Apollinaire, el creacionismo de Huidobro, entre otros, Parra decide hacer sus “experimentaciones”, sus “rupturas”, y hacer la guerra a las metáforas. Un buen ejemplo lo encontramos en el antipoema titulado “Paralelo con Hamlet” incluido en Mai mai peñi. Discurso de Guadalajara.

Paralelo con Hamlet
----------------------
Sí señor
Hijos que se revelan contra sus progenitores
Etc., etc.,
Personaje difuso
con + trazas de Hamlet que de Telémaco me parece a mí
claro con una diferencia X lo muy menos
----------------------
(Parra: 1995, 353)

En “Acta de Independencia” tercer poema de La camisa de fuerza, se parodia un acta de independencia nacional, pero esta independencia no es la de un país si no una hecha el 20 de noviembre de 1963, en Santiago, por un hombre de 49 años. Este texto se presenta como metaficcional y autorreferencial, si tenemos en cuenta que Nicanor Parra nace en 1914 y que para la fecha de 1963 tendría 49 años. La voz poética trae implícita la voz del autor real: Parra.

Acta de Independencia

Independientemente
de los designios de la Iglesia Católica
me declaro país independiente.

A los cuarentaynueve años de edad
un ciudadano tiene perfecto derecho
a rebelarse contra la Iglesia Católica.

Que me trague la tierra si miento.

La verdad es que me siento feliz
a la sombra de estos aromos en flor
hechos a la medida de mi cuerpo.

Extraordinariamente feliz
a la luz de estas mariposas fosforescentes
que parecen cortadas con tijeras
hechas a la medida de mi alma.

Que me perdone el Comité Central.

En Santiago de Chile
a veintinueve de noviembre
del año mil novecientos sesenta y tres:

plenamente consciente de mis actos. (Parra: 1995, 133)

En este texto se rechaza la hegemonía de las instituciones religiosas y políticas como la iglesia católica y el partido comunista. El hombre que se emancipa es adulto y es tal vez esta edad lo que le permite asumir con madurez su propio destino. A través de un discurso paralelo (se habla del hombre y se habla de lo nacional) se sugiere que las naciones jóvenes e ingenuas son aquellas que no han logrado liberarse de ciertos dogmas pero a la misma vez, se trata de inmaduros a los hombres por no haber alcanzado su propia independencia y seguir acatando los designios religiosos, esto ha hecho que la modernidad se quede solo en algunos aspectos tecnológicos pero sigamos mentalmente en la pre modernidad, en el mito. La firma “consiente” precisamente alude a la alienación en la que se halla el ser humano.

Las uñas de Parra también se enfilan contra la dictadura Chilena de Augusto Pinochet. En si libro Chistes parra desorientar a la policía poesía (1983) el poeta utiliza el camino del graffiti, sistema utilizado por los insurrectos, contradictores y, en general, la oposición, para poder expresarse dentro de un régimen caracterizado por la opresión y la falta de libertad de expresión. Una de las características del graffiti es el anonimato, el firmar con un seudónimo o simplemente no firmar, Nicanor sin embargo, se atreve a colocar su apellido a la vista de todos. Parra sugiere que la policía es ignorante y no tiene capacidad de interpretar sus “chistes”.

En el libro Cachureo, ecopoemas, guatapiques, últimas predicas (1983), Nicanor parra nos presenta con bastante sarcasmo e ironía un inocente problema de matemáticas con un tono infantil, logrado gracias a la rima asonante entre la palabra poema y problema, y la rima consonante cajón y -patas son.

POEMA/PROBLEMA

Ciento 4 civiles en un cajón
cuántas orejas y patas son (Parra: 1995, 267)

Pero detrás del juego viene lo sarcástico y lo terrible. La palabra civil es la clave, porque civil es quien no hace parte de las fuerzas armadas ni del gobierno. Gracias a un juego, a una combinación entre palabras, números y sonidos fónicos, el receptor del problema notará que han desaparecido cien civiles, clara denuncia hacia las desapariciones de civiles hechas por parte del régimen de Pinochet.

En el poema del mismo libro titulado “Inercia fonética” se induce al lector a repetir dos veces las cifras (1, 2 y 3) en inglés.

Dice:
1 one 2 two 3 three
Debe decir:
1 one 2 two 3 free

La imagen visual del número se acompaña de la palabra (1 one ) Pero al final se cambia el three por free, la similitud en la pronunciación hace que el lector caiga en la trampa y diga una cosa que no debe decir.

En conclusión, la antipoesia se aleja de los lenguajes privativos, herméticos, intelectuales y demasiado metafóricos, muestra un desencanto por lo que había sido la poesía hasta el momento. La antipoesia decide arraigarse en lo popular, dándole prioridad al contenido sobre el lenguaje, son textos austeros y de bajo mimetismo, de ahí que recupere lo coloquial, los dichos, refranes, el graffiti, el eslogan, convirtiéndose en un poesía subversiva hacia el concepto de géneros puros y se instale en lo hibrido, adquiriendo cierto carácter de parodia genérica.

Nicanor Parra es uno de los primeros anti poetas en Latinoamérica, desde que lanzara su libro Poemas y antipoemas en 1954. Su obra se caracteriza por recorrer temas políticos, sociales, religiosos y humanos. Siempre trata de darle un tono jocoso, popular y distendido que lo acerca a sus lectores, sin embargo, como hemos visto cada antipoema tiene una gran carga de subversión, de re significación y de sentidos proteicos, que son acentuados gracias a que como casi siempre utiliza discursos intertextuales, estos son imitados, falsificados, en suma parodiados. Se erigen como contra textos o como contra discursos. Cada texto tiene una carga irónica y satírica, pues siempre dicen una cosa pero su sentido va por otro lado, hay yuxtaposición, se tratan temas serios de una manera cómica, afirman negando a la vez, hay comentarios agudos que ridiculizan los objetos o temas tratados.

Los textos de Nicanor Parra requieren que el lector participe en el proceso de creación, renovando la relación texto-lector, pues es el receptor quien a fin de cuentas construye el anti poema, sin embargo, aunque uno de los fines de la antipoesia es llegar al grueso público, es evidente, a partir de los análisis realizados, que una buena enciclopedia personal ayuda a magnificar los sentidos de los antipoemas, sin negar que un lector común también se divierta con ellos.

Ibagué, Junio de 2009.

Bibliografía:

ALONSO, María Nieves. “El espejo y la máscara de la antipoesía” En: Revista Atenea, separata Nº438. Concepción: Universidad de Concepción, 1978.
ANGUITA Eduardo y Volodia Teitelboim. Antología de la Poesía Chilena Nueva. Santiago: Zig-Zag, 1935.
CARRASCO M., Iván. Nicanor Parra: la escritura antipoética. Santiago: Editorial Universitaria, 1990.
COSTA de, René. “Para una poética de la (anti)poesía” En: Revista Chilena de Literatura, Nº32, Santiago: Departamento de Literatura, Universidad de Chile, 1988.
ECO, Umberto. Lector in fabula. Barcelona: Lumen, 1987.
FUENZALIDA, Héctor. “Nicanor parra, collage con artefacto” EN: Boletín de la Universidad de Chile, Nº102-103, Santiago, junio-julio de 1970, Pags.62-73.
GOTTLIEB, Marlene. No se termina nunca de nacer: La poesía de Nicanor Parra. Madrid: Playor, 1977.
HAMBURGER, Michael. La verdad de la poesía. Tensiones en la poesía moderna de Baudelaire a los años sesenta. México: F.C.E., 1991. Traducción de Miguel Ángel Flores y Mercedes Córdoba Magro.
HUIDOBRO, Vicente. Obras Completas. Santiago de Chile: Zig-Zag, 1963.
HUIDOBRO, Vicente. Obras Completas. Santiago de Chile: Zig-Zag, 1963
HUTCHEON, Linda. “Ironía, sátira y parodia. Una aproximación pragmática a la ironía”. EN: De la ironía a lo grotesco. México: UAM Iztapalapa, 1981.
KRISTEVA, Julia. La productividad llamada texto. Buenos Aires: Tiempo contemporáneo. 1972 (1968) p. 93.
KRISTEVA, Julia. Semiótica 1. Barcelona: Espiral, 1991. p. 200
LASTRA S. Pedro. “Introducción a la poesía de Nicanor Parra” En: Revista del Pacífico. Facultad de Filosofía y Educación. Universidad de Chile. Valparaíso. Año V, No.5, 1968.
M. N. ALONSO y G. Triviños, Prólogo a Chistes para desorientar a la poesía (Madrid: Visor, 1989)
ORTEGA, Julio (Prólogo) EN: PARRA, Nicanor. Poemas para combatir la calvicie. (Antología). Chile: F.C.E., 1995. 392p.
PARRA, Nicanor. Artefactos. Ediciones Nueva Universidad, Santiago: 1972.
________________. Poemas para combatir la calvicie. (Antología). Compilador julio Ortega. Chile: F.C.E, 1995.
________________.Chistes parra desorientar a la policía poesía. Visor: Madrid, 1996.
RODRÍGUEZ F., Mario “Discursos de sobremesa: el francotirador pasa a la reserva (pero nunca se sabe si habla en serio o en broma)” EN: Discursos de sobremesa. Concepción: Cuadrenos Atenea, 1997.
SCHOPF, Federico “Arqueología del antipoema” En: Revista Texto Crítico, Nr28, 1984. Págs. 13-33.
________________."Introducción a la antipoesía" prólogo de Poemas y Antipoemas de Nicanor Parra, Santiago: Nascimento, 1971. Págs. 3-50.
URRUTIA, María Eugenia. “El antipoema: modelo invertido del poema tradicional” En: revista Cifra nueva, Nº1, Trujillo, enero de 1992.
VÁSQUEZ-ROCA, Adolfo Antipoesía y Deconstrucción, incluido en: http: /www.revistaoxigen.com/Menus/articulos/vasquezrocca/antipoesia.htm
ZABALA, Lauro. Humor, ironía y lectura. Las fronteras de la escritura literaria. Xochimilco: UAM (s. f.)